Control de accesos sin lectores RFID

Control de acceso por rfid

 

Existen muchos sistemas de control de acceso para personas (trabajadores, usuarios, etc) pero la mayoría se basan en que el usuario, la persona que quiere acceder al centro, debe identificarse mediante un dispositivo físico: llaves nfc, tarjetas o lectores RFID o cualquier variante.

 

La idea es que cada persona tenga su dispositivo de forma personal e intransferible. Sin embargo, esto plantea algunos problemas:

  • Los dispositivos físicos, las tarjetas, las llaves... se pierden periódicamente y hay que reponerlos. En una organización con cientos de personas, ¿cuánto cuesta tener un stock de tarjetas para ir reponiendo las que se pierden o estropean?
  • Las personas se olvidan de las tarjetas, sobre todo después de un fin de semana, porque en tu periodo de descanso no necesitas llevar la tarjeta de identificación contigo. Se dan cuenta precisamente cuando están delante del torno de entrada y rebuscan entre sus objetos la tarjeta, generando colas.
  • Las llaves NFC, si este es el dispositivo que se utiliza, se pueden copiar fácilmente.
  • Una persona puede prestar su dispositivo de identificación a otra persona no autorizada. O puede que le roben el dispositivo. Es decir, no son intransferibles.

 

En Arcología hemos desarrollado un sistema que soluciona estos problemas: eliminamos el dispositivo físico y lo sustituimos por el teléfono móvil del usuario. No son necesarias tarjetas ni lectores RFID, el usuario abre el torno (o la barrera o la puerta) con su teléfono móvil, a través de una aplicación que le suministra su organización. Estamos hablando de un control de acceso sin lectores RFID.

tarjetas control accesos

Enorme stock de tarjetas de identificación

 

 

Ventajas del control de accesos con el teléfono móvil:

 

  • Se suprime el coste de los dispositivos físicos, porque cada usuario ya tiene su propio teléfono. ¿Y si un usuario no tiene teléfono móvil? Es realmente difícil encontrar actualmente a una persona en edad laboral activa que no tenga teléfono móvil.
  • El sistema es compatible con los sistemas anteriores, es decir, pueden coexistir un sistema con apertura con tarjeta (para quien no tenga un smartphone) con el sistema de control de acceso mediante teléfono móvil.
  • Se minimiza el riesgo de pérdida u olvido porque los usuarios de teléfonos móviles tenemos de forma casi permanente el teléfono en las manos.
  • Este sistema no se puede copiar de forma fraudulenta.
  • Es "casi" instransferible. "Casi" porque en teoría una persona puede dejarle su teléfono a otra persona. Pero ¿es probable? ¿Una persona le dejaría su teléfono desbloqueado a otra dándole así acceso a sus mensajes, sus fotos y sus redes sociales? Y la autorización no se puede traspasar de un teléfono a otro.
  • No es necesario un programador de lectores RFID ni ningún otro hardware: el administrador controla todo el sistema a través de un pc conectado a internet. Con un simple PC, el administrador puede dar altas, bajas, cambiar permisos, horarios y calendarios, sin intervenir en los teléfonos de los usuarios ni en el sistema.
  • En estos tiempos de pandemia, es un sistema que permite abrir accesos sin contacto físico, previniendo así contagios.

 

Si te interesa, contáctanos sin compromiso y pruébalo gratis si quieres.